Baracoa, tras grandes paisajes y rasgos indígenas. El Oriente de Cuba

Baracoa

casas en Cuba

Baracoa

Baracoa es una de las grandes desconocidas de Cuba.

… parece que el oriente cubano está olvidado… Lo que nadie sabe es que aquí hay uno de los mayores contrastes de naturaleza de toda la isla, y una musicalidad que contagia. De las llanuras de Camagüey el paisaje cambia a hermosas montañas donde no hay espacio para una palmera más, donde la tierra es tóxica de tantos minerales y los ríos se mantienen puros por la inactividad humana.

Aquí la vida transcurre al ritmo local, dicen que en Cuba el tiempo no tiene valor. La mayoría se traslada en bicicleta, a pie o en carros de caballos. Algunos pedalean sin camisa sujetando una botella de ron, o haciendo malabarismos con pasteles de merengue en una mano, empalagosos con solo mirarlos, pero responsables de felicidad absoluta para quien pudo comprarlo. Coches pocos, solo cadillacs de colores del esplendor americano con motores que sobrevivieron a manos que forzosamente aprendieron el oficio de “conservar”.

El oriente de Cuba es mucho más musical, colorido, apenas con desarrollo, alegre hasta la saciedad. Aquí se nace bailando, la salsa y el son cubano son una forma de vida. Toda esta composición se encuentra en sus plazas, en sus coloridas calles, en el malecón, hasta en las olas del mar. Como una puesta en escena, pero no, es la vida real de estas gentes y de esta ciudad, un juego entre decadencia y energía vital. Todo se cae, pero todo está vivo. Estallido de color, una vez más el Caribe da lecciones sobre el poder de mezclar colores, sin miedo, con arte, hasta contagiar alegría y vehemencia.

las calles de Baracoa

las calles de Baracoa

IMG_8979

plazas en Cuba

IMG_1271

IMG_8970

Cuba oriental

Las carreteras son incómodas hasta llegar a Baracoa, lo cierto es que desde Santa Clara ya no hay autopista. Largos recorridos sobre tierra, y donde haya asfalto, lleno de agujeros. Imposible superar los 70km/h convirtiendo las distancias en realmente lentas; el peligro de que se te cruce una vaca inesperada o atropelles a un muchacho vendiendo queso es realmente amenazante por lo que conducir aquí provoca estar en constante modo alerta, anticipándose a cualquier situación.

A Rafael le conocimos en el Parque Nacional Alejandro de Humboldt, él nos condujo durante un trekking de tres horas. Es profesor, geógrafo, biólogo, ecologista, amante de su tierra y responsable de la regeneración del parque. Pensé que, ávida por conocer a locales con herencia de rasgos indígenas, tal vez él conocería por donde abrirme camino… El mayor asentamiento indígena en Cuba fue en Baracoa. Cuando llegaron los españoles exterminaron la raza en solo 60 años, pero sé que la genética ha de sobrevivir en algún lado…

… He preguntado por todos lados, me dicen que a tres horas a pie desde Guantánamo hay una familia que conserva rasgos taínos, pero no me conformo…, soy así de caprichosa y quiero ver rasgos indígenas hoy … Pobre Rafael! le llevo loco, ya no sabe a quien más preguntar… pero una vez más compruebo que “quien busca encuentra”, y así doy con un paisano que me dice que delante del cementerio vive Amauri, un chico que tan marcados son sus rasgos que lo contrataron como figurante para una producción de cine hace unos años. Pelo liso, pómulos protuberantes, cara angulada, mentón pronunciado, nariz afilada y color indio, así es el fenotipo taíno… Me dirijo hacia su casa y grito su nombre, tengo suerte y está. Amauri es un hombre encantador, hablo con él y le comunico mi interés por verle; me muestra con orgullo la manifestación de sus rasgos consciente del poder de la genética, superviviente a tantas generaciones. Le pedí fotografiarle. Salud y suerte Amauri. Gracias.

rasgos indígenas en Cuba

Lo que queda por ver está en el museo arqueológico, el resto a la vista está. Colón llegó a Cuba después de descubrir La Española y entró por Baracoa. En su diario dejó escrito “ésta es la tierra más bella que ojos humanos hayan visto”, 27 de oct de 1492. .

Baracoa vistas

– tengerenge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *