Hotel Escondido – Oaxaca, Méjico.

… “donde el tiempo se esconde”; es aquí donde hay que hacer un “STOP” como recurso de salud si lo que se persigue es paz, yoga, puestas de sol, surf, paseos a caballo por la playa y mucha naturaleza.

Todas estas actividades de descanso y relajación en Hotel Escondido están envueltas por una esfera de simplicidad en lo que se refiere al estilo y diseño del hotel, que ya cuenta con numerosos premios, entre ellos Top Beach Hotels 2014 según Travel and Leisure, algunos en arquitectura y el único mexicano en The Hot List 2014.

Viajemos hasta uno de los destinos top para la práctica del surf en México!

Bien, está ubicado en una playa virgen y solitaria a muy poca distancia de Oaxaca. Aquí, si algo se puede hacer es detener el tiempo y sumergirte en pura tranquilidad. Actividades no faltan, pero todas ellas implican estar en conexión con la naturaleza, en este caso, naturaleza muy salvaje. Para haceros una idea…. entre noviembre y marzo se pueden ver ballenas y orcas desde la playa y durante todo el año se tiene la oportunidad de ver la fosforescencia en el mar (el plancton se ilumina al tocarlo!). Las tortugas desovan a orillas de la playa y 45 días después se pueden ver cómo nacen las crías y buscan el mar, todo un evento.

Avistamientos de aves, bañarse en aguas termales, paseos a caballo hasta llegar a las cataratas, surf, playas vírgenes y rafting son algunos de los motivos por los que este hotel reúne a personas procedentes de todo el mundo.

Hotel Escondido está muy premiado en lo que a diseño se refiere. Cuenta con 16 cabañas convertidas en cómodas habitaciones y una amplia palapa central al aire libre que mantiene la tradicional forma de construcción con su techo de palma seca y tarimas de madera tropical. Uno de los honores que recibe es haber conseguido ensamblar el confort con el minimalismo y el haber encontrado un punto de reunión entre el diseño tradicional y las modernas adaptaciones, siempre ambas en armonía.

Entonces, sus reversionadas cabañas de playa oaxaqueñas convertidas en confortables bungalós invitan al huésped a disfrutar de comodidades sin límite, piscina privada, brisas del mar y buenas vistas. Incluso tu palapa te puede acoger durante un buen masaje!

Desde Hotel Escondido se ven salidas y puestas de sol espectaculares. El campo aquí es caducifolio, es decir ahora, en noviembre,  está de color verde vivo y cuando deja de llover (ya ha empezado) todo se seca hasta la próxima temporada de lluvias que renace de una forma increíble; todo es visual, acústico, se enverdece todo, salen bichos, animales,… resumiendo, una explosión de vida!

Bajo una amplia palapa central abierta al mar y a sus brisas se destinan desayunos, comidas y cenas. La cocina es local y rica en sabores de sus tierras. Las “doñitas” se pasan el día cocinando algunos placeres y Saul, un joven chef mexicano con gran sazón, va sacando platos diferentes en cada cena. Éste, después de ir al mercado y comprar lo que le entra por los ojos, prepara una única carta  a base de dos primeros platos, dos segundos y un postre. Los desayunos también son increíbles….muy completos, y se sirven desde 8am a 12am…., para que ir con prisas?

Finalmente, la práctica de yoga es otro punto fuerte del hotel. O bien sobre la arena de la playa o en algún espacio común del hotel, Alejandra Díaz impartirá sus clases bajo la solidez de su intensa trayectoria profesional. Venezolana de nacionalidad, es conocida por su dominio en esta actividad y la coloca en un importante eslabón dentro del Yoga Retreat (meditaciones al amanecer, respiraciones yóguicas, running en cross country, vinyasa yoga (yoga dinámica) y muchísimas otras actividades).

Para todos aquellos que persigan olas éste es uno de los paraísos del surf… Úntete a un público joven, trendy y en busca de relax durante unos días y ven a esconderte aquí, a 30m de Puerto Escondido, en Oaxaca. México.

Where time hides….

– by Tengerenge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *