Bucea como si nunca lo hubieras hecho. Cuando el Océano Índico no te deja volver a la superficie

 

bucear en el Indico

bucear en el Indico

bucear en el Indico

bucear en el Indico

Los jardines no solo están sobre tierra; también se encuentran debajo del mar.

El Océano Indico alberga los mejores arrecifes de coral, refugio para innumerables especies, tortugas, mantas raya, tiburones de arrecife, grandes napoleones, barracudas y hasta increíbles tiburones ballena. Las inmersiones son espectaculares y aunque provoca cierta impresión “respirar bajo el agua” es una experiencia que, si se puede, se debe hacer algún día.

La primera vez que me sumergí en una arrecife de coral, según bajaba más metros y me veía rodeada de todos los peces de colores más extravagantes, que ni juntando toda mi creatividad hubiera podido imaginarlos, sentí como si penetrara en el mundo submarino de una película de Walt Disney donde todas las especies marinas hablaban entre ellos y me saludaban. La claridad y la explosión de color era la misma que podía haber visto en cualquier otro jardín ahí arriba, lleno de flores y plantas de colores; un jardín inglés por ejemplo, donde todo brota sin orden ni medida y se expresa de las mil maneras. La exuberancia me dejó tan fascinada que me olvidé de dónde y cómo estaba respirando.

Allá donde mirara veía peces y especies de colores que pasaban por mi lado como si nada. Me llamó la atención la extravagancia de todo aquello, el poder que tenía. Un jardín bajo el mar en el que, con muchísimo respeto, no podía tocar nada. Aquí no podía cortar rosales ni podar gorgonias, ni tan siquiera acariciar el caparazón de una tortuga que pasó lentamente por mi lado, y que me regaló el poder observar su tranquilidad muy de cerca. Desde entonces, siguiendo al elefante, ella es el segundo animal que más me inspira!

Una noche de febrero donde el clima tropical abriga y donde el agua rodea los 27 grados a cualquier hora, la bióloga marina de nuestro hotel, nos propuso meternos en el agua después de cenar con grandes linternas acuáticas para ver cómo se desarrollaba la vida marina en horas de sueño. Lo que encontramos fue maravilloso…., vi cómo una tortuga dormía tranquila en una cueva y me pasó una fina serpiente de rayas blancas y negras por debajo mío. Todo estaba más tranquilo, como cuando paseas por una ciudad de noche, pero seguía siendo igual de intenso y bonito.

Siempre mar. Gracias.

– by tengerenge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *