que no muera Serengeti! Tanzania

17_b_elephant-manyara-ranch_1

manyara05manyara07familias de Serenguettielefante

la-foto-4-11

tribus de Serenguetti

casas en Serenguetti

la-foto-3

Muchos de los que hayan viajado a este inexplorado continente con la forma de corazón humano habrán experimentado la conocida obsesión a la que llaman “la llamada de África“, una patológica ansiedad por regresar al continente después de haber vivido o viajado allí. Con los sentidos a flor de piel, lo cierto es que África te conecta con algo especial, … con la Tierra, con las raíces…., y ello atrapa. Entonces, estar aquí, es mucho más que safaris y ver animales; son las acacias, los atardeceres teñidos de rojo, la sabana, la percusión que llega a las entrañas y la antropología.

Arusha es la capital del safari, punto de partida para ver todos los circuitos del norte y de obligada parada pero no para estar más de una noche. Shanghazi House es un hotel con pocas habitaciones pero con una extensa propiedad, con su edificación principal de estilo colonial y 4 cottages alrededor suyo provistos de cómodas habitaciones con brisas frescas del Monte Meru y vistas sobre la extensa tierra de los Masais.

Después de esta gran noche pisando tierras africanas, llegó el momento de emprender una parte importante del viaje, esta vez en coche, desde Arusha para visitar los principales parques del norte de Tanzania. La tierra roja del suelo me hipnotizó…

Fuimos dirección Ngorongoro, el gran crater de un volcán innundado de espécies de animales conviviendo en un mismo hábitat, pero de camino visitamos el Lago Manyara, uno de los parques menos concurridos pero bonito por su lago con miles de flamencos y aves a sus orillas y por la densa selva que atravesamos en jeep viendo familias de babuinos, lianas, humedad y ruidos propios de la jungla. Algunas fotos del lago Manyara…

 Nuestra llegada a Ngorongoro estuvo acompañada de un atardecer de ensueño. Sin duda, la luz de África a cualquier hora, es muy especial. Os recomiendo el hotel Gibbs Farm en el que organizan interesantes safaris dentro del cráter donde poder ver un sin fin de animales y disfrutar de intensas jornadas de aventura. Durante nuestra estancia vimos infinidad de manadas de animales; en realidad sólo nos quedaba por ver uno sólo, el leopardo, el más difícil con el que toparse siempre.

En Gibbs Farm se puede obtener una estancia en África muy particular, pues mientras te hospedas, el hotel te da la oportunidad de colaborar en determinadas tareas de la granja o te involucra con algunas de las tribus locales dándote la oportunidad de visitar un pueblo vecino y estar entre sus gentes pudiendo observar cómo se desarrolla la vida en esta parte del este de África.

Por lo que se refiere a su cocina, tiene una marcada tendencia orgánica y la mayoría de sus alimentos provienen del huerto que tienen en la parte trasera, incluso hacen su propio café!

También te organiza espectaculares excursiones tal como visitar unas cataratas a pie junto a unas cuevas provocadas por los elefantes que han erosionado la tierra para obtener sus minerales, expediciones en coche por la noche acompañados de rangers y naturistas que te enseñarán la vida nocturna de los animales (en tu camino de vuelta al resort te relajarás tomando una taza de chocolate caliente!), largas horas de trekking para los aventureros, excursiones en bicicleta y trayectos en jeep hasta sentarte a merendar frente a los hipopótamos sumergidos en el agua. … después de todas estas excursiones, éste es el espectáculo del resultado! donde los animales y las explanadas huelen a libertad!

Mi animal preferido siempre ha sido el elefante…. El elefante es el único animal que jamás se separa de sus crías. En Tanzania a menudo se les ves divagar por la sabana reunidos en familia; las madres y sus crías siempre unidas por la trompa y la cola, como si nunca hubiesen roto el cordón umbilical. Cuando mueren, lo hacen solos; entonces, ya no es momento de ir en manada sino que el elefante adulto por primera vez se separa del grupo para dirigirse a solas a lo que se conoce como “el cementerio de elefantes”, un lugar que durante siglos se ha encontrado lleno de esqueletos y de cuernos de marfil. Es una bendición que hoy el marfil esté prohibido. Que no mueran los elefantes.

Después de unos días de espeluznantes vistas sobre la gran caldera que forma el volcán y de bajar en jeep por sus laderas hasta llegar al cráter y ver animales hasta cansarnos, abandonamos Ngorongoro para adentrarnos en el parque nacional más extenso del continente africano. Serengeti significa ‘la llanura sin fin’ pues sus extensiones se pierden en el horizonte y parecen interminables.

Serengeti es mundialmente conocido por la migración que forman inmensas manadas de julio a octubre hacia el norte, sin duda, ofrece los mejores safaris de todo África; no tiene rival…

Aquí encontramos naturaleza sin cemento, animales salvajes en libertad corriendo a sus anchas, tribus Masai envueltos en sus telas rojas, acacias y nubes perfectas en el cielo. Los Masai y los leones se han criado juntos. Viven en asentamientos circulares protegidos con ramas y con chozas en su interior construidas con ladrillos de excrementos de animales, paja y barro. Alisan las paredes interiores y luego las ahúman. Lo cierto es que estando allá entré en una de ellas donde estaban unas mujeres preparando su comida y con los diminutos tragaluces por donde se escapaba el humo, apenas se podía respirar. Todavía puedo tocar el olor tan fuerte del interior de estas cabañas, qué intensidad!

Los Masai son altos y delgados, altivos y arrogantes. Son un pueblo guerrero que todavía bebe sangre de vaca utilizando una semilla a modo de vaso y que cubre su cuerpo con imponentes telas rojas que contrastan con el pajoso color de la sabana. Son sencillamente un pueblo libre que convive con la naturaleza salvaje y los animales.

Nos contaron que los animales mas peligrosos son el búfalo y el hipopótamo. El más arrogante, a mi parecer, el león. La más imponente la jirafa. El elefante, cuando se ve amenazado y se pone nervioso hace aspavientos con las orejas, y fuimos vivos testigos cuando nos cruzamos con uno de ellos y nos mostró su enfado agitando sus enormes orejas, a lo que respondimos mostrándonos tímidos y muy quietos. La verdad es que todas las especies juntas,…. la cebra, los antílopes, el rinoceronte en graves peligros de extinción, las leonas con sus crías a la sombra de una acacia, el leopardo (que por fin vimos), el elefante, los búfalos y ñus… forman un espectáculo en estas llanuras con olor a libertad.

Alojarse en el hotel Bushtops de Serengeti supone un enclave mágico por sus vistas. Si tienes suerte te pueden dar la bienvenida un grupo de jirafas pasando tranquilamente por delante de tu habitación o estar debajo de una ducha de agua caliente mientras ves como se pone el sol a lo lejos. Este particular hotel implica una estancia llena de comodidades que te ayudarán a recuperarte después de intensos safaris durante el día, no solo por sus servicios sin también por la satisfacción de dormir en auténticas tiendas maravillosas, todas ellas encarando el Serengeti pero ninguna mirándose entre si. Bushtops Camp está situado muy cerca del río Mara por donde cruzan millares de animales cada año durante su migración en busca de agua, ello lo coloca en la categoría de obtener lujo dentro de la vida silvestre, sencillamente integrando ambos en delicada sintonía.

…. pero, hay un problema. Hay una tensa lucha para evitar que el gobierno construya una autopista que atraviese el Serengeti, que rompería el ecosistema de 30.000 kilómetros cuadrados y distintas zonas protegidas como Loliondo y Ngorongro en Tanzania o Masai Mara en Kenya. El fin de esta carretera es conectar la gran fuente de pescado del Lago Victoria con el puerto comercial de Dar es Salaam, mejorando así el transporte comercial. Según conservacionistas, la construcción de la autopista afectaría al 1,3 millones de ñus y a las 300.000 zebras que, año tras año, recorren 2.100 kilómetros huyendo de la estación seca, un fenómeno conocido como la Gran Migración y que sustenta este ecosistema. Se calcula que, con la nueva vía, morirían cerca del 80% de los animales, pero el informe realizado por el propio gobierno sobre las consecuencias de la carretera menosprecia los daños en la flora y la fauna.

Si quieres informarte e incluso protestar, entra en la web Save the Serengeti. Sería una pena que el asfalto tomara parte de este imponente ecosistema.

En uno de nuestros trayectos en coche paramos a visitar las Gargantas de Olduvai; sencillamente la cuna de la humanidad. Aquí es donde se han encontrado los fósiles de los homínidos más antiguos y donde se puede ver la exposición de fósiles, huellas y otros restos de nuestros primitivos antepasados: Austrolopithecus, Homo Habilis y Erectus. Algunas de estas piezas datan de hace más de 3,7 millones de años.

Una de mis recomendaciones para todos aquellos ávidos de conocer el continente africano es daros a conocer www.horizontal.com.es, una web fabulosa a través de la cual podéis contactar para organizar las más espectaculares visitas a África que jamás hayáis podido soñar, u obviamente, a cualquier otra parte del planeta. La pasión por viajar de Inés, sobretodo en África y Asia, la llevó a abrir su propia consultoría para poder guiar, aconsejar y organizar los mejores viajes a medida y las mejores rutas en los mejores hoteles; estancias para parejas o familias que huyan del concepto “paquete vacacional” y que quieran vivir una experiencia única. Os gustará saber que en cada uno de los destinos donde Horizontal envía a una familia, hay una persona local que se ocupa de cualquier necesidad que se presente al cliente durante el viaje. En Tanzania será Hagai quien se ocupe de que todo esté perfecto, en Japón se ocupará Naoko, en Kenya Howard, en Indonesia Kanlaya, en Namibia Nicky….

Por último, siempre me llama la atención saber que todas y cada una de las fotos que aparecen en la presentación de la web de Horizontal están tomadas por ella misma, Inés, con su propia cámara. Echarle un vistazo y dejaros llevar…hasta soñar.

Que no muera Serengeti es un post especial por lo mucho que me gustó este país, por mi deseo hacia la conservación de este ecosistema y por que quede preservado para las generaciones que nos siguen; nuestros hijos.

– by tengerenge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *